Disfrutar una buena digestión

La digestión es un proceso fisiológico por el cual aprovechamos los nutrientes de los alimentos y reciclamos o eliminamos lo que no es digerible.

La digestión empieza en la boca con una buena masticación y salivación y tras pasar por todo el tubo digestivo y recibir el bolo alimenticio las miles de acciones por parte de las enzimas y otras sustancias por parte del páncreas, hígado y una coordinación nerviosa de todo el aparato digestivo y una afluencia sanguínea generosa, acaba en el intestino grueso o colon.

Este trayecto hace posible que el cuerpo absorba sustancias esenciales como la glucosa, las vitaminas, los aminoácidos o el hierro.

Para que este proceso se haga de forma óptima, hay unos consejos a modo de decálogo que conviene tener en cuenta e incorporar en nuestra vida diaria.

    Comer despacio y masticar con plena conciencia.Comer en un ambiente tranquilo. Tener horarios regulares.Comer dosis moderadas de alimentos. Evitar grandes comilonas.Evitar grandes dosis de grasas en los platos.No tomar excesos fibra celulosa (legumbres, salvado...).Reducir bebidas alcohólicas o café y priorizar jugos frescos bien combinados. Condimentar bien los alimentos sin excesos de picantes. Evitar la temperatura extrema de los alimentos y las bebidas frías.No volcar el estrés acumulado mientras se come.

Solo queda que el alimento sea agradable al paladar y la compañía afín y cordial.

Buen provecho, buena digestión

R. Argudo

Buscar