8 propiedades de la moringa, el árbol de la vida

La Moringa oleifera, conocida comúnmente simplemente como moringa, es un árbol originario del sur del Himalaya que se cultiva en climas tropicales o subtropicales.

La moringa ha sido utilizada en el Ayurveda (sistema de  medicina tradicional de la India) desde hace miles de años, ofreciendo múltiples beneficios en el tratamiento de alteraciones y afecciones del organismo.

En las semillas, hojas, flores, vainas y raíces de la moringa podemos encontrar una alta concentración de antioxidantes (flavonoides, carotenoides,…) vitaminas (A, B y C), minerales (hierro, calcio, fósforo, cobre,…) y proteínas (compuestas por una cantidad equilibrada de aminoácidos esenciales tales como la metionina, el triptófano o la lisina).

Esta composición así como su comprobada utilidad en la medicina asiática han hecho que se conozca a la moringa como el árbol de la vida o árbol milagroso y que se catalogue como un superalimento, es decir, un alimento con un valor nutricional superior al que encontramos en los alimentos comunes y que por tanto puede brindar una serie de importantes beneficios para el cuidado de la salud.

Propiedades que se atribuyen a la moringa

Antiinflamatoria

El efecto antiinflamatorio de la moringa ha sido probado tanto en casos de inflamación aguda como crónica. Del mismo modo, se ha concluido que los efectos secundarios en este tipo de tratamientos son prácticamente inexistentes dada la excepcionalmente baja toxicidad de la moringa incluso ingerida en altas dosis.

Diurética

Las raíces, hojas, flores, semillas y resina de este árbol a menudo se han utilizado como diurético. Para lograr este efecto se recomienda tomarla en infusión.

Analgésica

La medicina tradicional de la India ha utilizado las hojas de moringa como remedio contra el dolor de cabeza. Asimismo, en los últimos años, diversos científicos han probado su uso y han confirmado sus propiedades analgésicas.

Combate la anemia

La concentración de hierro en este superalimento es superior a la que podemos encontrar en el hígado o la morcilla. Esto hace que sea un remedio eficaz en caso de padecer anemia.

Asimismo, dado que frecuentemente consumimos el hierro a través de la carne, la moringa es muy recomendada como complemento alimenticio en el caso de seguir una dieta vegana o vegetariana.

Reduce los niveles de colesterol

Un estudio realizado por el departamento de farmacología de la universidad de Nigeria demostró la utilidad de la Moringa oleífera como hipocolesterolémico.

El estudio fue realizado en pacientes obesos y tras incluir en la dieta extracto crudo de hoja de moringa hallaron un descenso de un 14,35% en los niveles de colesterol en sangre, hígado y riñón.

Reduce la tensión

Las hojas de moringa poseen una variedad de compuestos que actúan reduciendo la presión arterial. Estos compuestos son difíciles de encontrar en otros alimentos, lo que hace que esta planta sea tan preciada.

Protege el corazón

La combinación de los componentes diuréticos junto con su efecto positivo en la regulación de la tensión y de los niveles de colesterol hace que se considere a este superalimento un remedio eficaz contra los trastornos cardiovasculares.

Ayuda a mantener la piel sana

Debido a su bajo peso molecular, las proteínas que encontramos en las semillas de la moringa tienen acción purificadora para la piel. Esto hace que se haya utilizado extracto de esta planta en productos cosméticos y que sea una excelente aliada para combatir el envejecimiento.

Buscar